29.10.07

DECISION ¿INEXPLICABLE?- (Artigo de Puri Rodríguez Calvo, publicado en “El Ideal Gallego” – (29 outubro 2007)

La Sociedade Galega de Historia Natural tiene en Ferrol un museo en el que se exponen esqueletos de animales, maquetas, huellas, cráneros, fósiles, conchas, ejemplares marinos únicos en su especie, plantas y minerales, entre otras muchas muestras. La colección obtiene unánimes reconocimientos -a pesar de que el 80% de los fondos no están expuestos al público-, pero encuentra un problema para poder obtener la consideración oficial de colección visitable y de museo: el local. La entidad -que realiza una encomiable labor en materia medio ambiental y cuyos miembros viajan continuamente por todo el litoral gallego para recuperar, y tratar de salvar si es posible, focas y cetáceos- acumula en apenas 100 metros cuadrados, entre goteras y desconchados el resultado de un trabajo de muchos años que, sin embargo, no parece reunir los suficientes méritos como para que desde el Ayuntamiento se ponga a su disposición una sede digna.
La situación en que se encuentran las actuales instalaciones de la SGHN no es nueva, pero hasta hace pocos meses el Concello no tuvo mayor interés en solucionar su problema, pese a que las sucesivas corporaciones han venido insistiendo en la necesidad de potenciar el turismo -parece difícil de creer que un museo de estas características no sea una pieza fundamental si se quiere atraer a visitantes-. Cuando parecía cercano el traslado a una sede acorde con lo que demandaba la entidad, vuelve a haber un golpe de timón. Cambia el gobierno y el actual alcalde dice que la parcela a la que estaba previsto que se mudara la SGHN es "first class" (textual), de lo que se deduce que el museo quizá no sea digno de ella. Habrá que estar muy atento al destino final de este apetecible solar y de los usos "de primera clase" que se le darán.
Mientras tanto, agrupaciones de todo tipo van consiguiendo locales municipales sin mayor problema aparente, incluso algunas de carácter vecinal que son prácticamente unipersonales y cuya actividad se desconoce. Quizá sea que tampoco resultan incómodas, porque quien -como la Sociedade Galega de Historia Natural- vela por la conservación del medio ambiente, puede convertirse, en algún momento, en un inquilino difícil. Puri Rodríguez Calvo

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal